lunes, 8 de junio de 2009

REVERSO PSICOLÓGICO

El Reverso Psicológico es un concepto acuñado por el Dr. Callahan que sería equivalente a lo que en psicología se conoce como “ganancia o beneficio secundario”.
La ganancia secundaria consiste básicamente en que aun cuando alguien manifieste su deseo de solucionar un problema (depresión, ansiedad, etc.) una parte de su interior no quiere que tal cosa suceda, consciente o inconscientemente, ya que, “gracias” a su problema está obteniendo algún “beneficio” que sin el mismo perdería.
Un ejemplo podría ser la mujer casada y con hijos que se ocupa de la casa, de atender sus necesidades y casi nadie le presta atención porque lo que en principio era un detalle se ha convertido en una obligación que ya nadie de su casa valora. Imagina que esa persona sufre un problema a raíz del cual pasa de ser cuidadora a ser cuidada, a recibir atención y cariño. Es evidente que la ansiedad o la depresión serán un problema y que por eso intentará solucionarlo pero puede ocurrir que una parte de ella no crea que resulte tan necesaria la esperada curación ya que, en ese caso, dejaría de recibir ese trato tan especial y que tanto echaba de menos. Eso dificultaría la solución a su problema porque le supondría un beneficio secundario.
Eso es lo que en EFT denominamos Reverso Psicológico, una suerte de conflicto interno que se manifiesta como si dos parte de nosotros mismos buscasen el mismo fin (sanarse, estabilidad, paz, felicidad) pero lo hiciesen de forma diferente, cada uno a su manera. Es evidente que si previamente no se corrige este reverso o (ganancia secundaria) el problema no tendrá fácil solución y, en el caso concreto de la EFT, resultará muy complicado obtener la eficacia que la técnica puede aportar.
Para corregirlo, se utiliza previamente un punto situado en el costado de la mano o punto Karate (por encontrarse justo en ese borde de la mano famosamente utilizado en ese arte marcial), que corresponde al intestino delgado, lugar de nuestro organismo donde se produce una separación material y básica entre lo que nos servirá de alimento y las sustancias que debemos eliminar.

Rue Hass, afamada practicante de EFT, lo resume así:

“Como el intestino delgado en sí mismo, el trabajo de este meridiano es elegir lo que queremos conservar y lo que necesitamos dejar ir. Algunos de nuestros pensamientos nos alimentan y nos hacen crecer, y estas formas de ser son las que queremos conservar. Queremos soltar las partes inconscientes de nosotros que aún tratan de complacer a otros en vez de a nosotros mismos. Estas partes son toxicas a nuestro sistema.

Hemos sido divididos. De dos mentes. En una doble atadura. Una parte de nosotros no se ha podido expresar en forma verbal- ha tenido que expresarse en forma perjudicial de conducta, dolor físico o emocional- el sabotaje. Queremos digerir todo esto, y dejar ir lo que no necesitamos más. Queremos volver a fomentar la generación de una armonía interna y la pacificación del corazón.”
Así, este conflicto interior en realidad es una oportunidad para aprender, eliminar lo tóxico y mejorar, es decir, elegir.
En definitiva, nuestra obligación es detectar ese reverso, si existe, comunicarlo y hacer ver lo que en realidad significa, lo que supone para la persona de ilusión o espejismo en forma de una solución temporal pero nunca definitiva al mismo tiempo que se le muestran las alternativas más positivas y edificantes, las que le dan el control sobre su vida quitándoselo a un malestar que jamás han manejado y que jamás les podrá ayudar plena y completamente.

1 comentarios:

René dijo...

Muy buena reflexión, yo he conocido EFT hace unos meses y me ha servido muchísimo, rtealmente me encanta! Ya investigando un poco más leí sobre la pérdidad de efectividad de EFT cuando se produce el RP (en el libro de Gary Craig sobre EFT aplicado a problemas con los alimentos), aunque no tenía muy claro cómo revertir esto. Lo del punto kárate y su relación con el intestino delgado es una revelación muy interesante, clave, me animaría a decir.